Síncope

El síncope se define como una pérdida transitoria de la conciencia y del tono postural. El tratamiento de tales episodios depende de la causa que los origina y ésta puede tener orígenes muy diversos. En una persona sana –en quien se ha confirmado la ausencia de enfermedades cardíacas- la causa más habitual de pérdida de conciencia transitoria es un cuadro vasovagal. No suele tener mayor trascendencia que la mera situación y las consecuencias físicas que pueda ocasionar la caída si ésta se produce. En todos los casos, lo más importante en el estudio del paciente con síncope es descartar/confirmar un posible origen cardíaco ya que las pérdidas de conciencia relacionadas con ciertos trastornos eléctricos cardíacos pueden ser de gravísimas consecuencias. En este contexto por tanto es vital valorar la presencia de alguna enfermedad cardíaca estructural subyacente, la detección de anomalías en el ECG basal, y comprobar los antecedentes familiares. Sobre estos supuestos se iniciará el enfoque diagnóstico y terapéutico apropiado.